Crónica Domingo HZ 14/04/2019

16.04.2019

Desde pequeño siempre me habían enseñado a que las carreras falsas tienen mucho peligro, son de incierto resultado, y por lo tanto, difíciles de escudriñar a posteriori, de "tirar líneas"...porque ciertamente, son carreras de paso falso, carreras que normalmente suelen correrse sólo "a medias".

Uno de los maestros por excelencia en desarrollar este tipo de carreras es Jose Luis Martínez, seguramente cualquiera de nosotros podremos recordar al menos media docena de carreras en las que "Magic" coge la punta, imprimiendo un paso falso, te duerme en el recorrido, y pega un tirón en el momento justo para que cuando quieras reaccionar, ya esté el pescado vendido, y el jockey descorchando el Champagne tras haber salido de visitar al Juez de peso.

Otro "pájaro" que sabe leer a la perfección la situación de carrera es Vaclav Janacek. El checo conoce perfectamente todos los detalles, y sabe perfectamente lo que va a desarrollar antes de aparcar su coche en el Parking del Hipodromo cada domingo de carreras. Esto, lo sabe, lo estudia y lo conoce, como casi nadie...pero además no es manco. No se queda aquí. Si hay que improvisar y la cosa sale de inicio de una manera diferente a lo pensado, no le tiembla el pulso en cambiar el paso y adaptarse a la nueva situación, en un abrir y cerrar de ojos.

La extraordinaria monta y el Bosque

A mi no me cabe duda de que el domingo pasado, las dos principales carreras de caballos que se corrieron en el Hipódromo de la Zarzuela, bajo una pista en excelentes condiciones (diría que casi pista rápida); una de ellas preparatoria de nuestro Derby, y la otra, la más importante de la jornada, el Premio Robertiya, fueron más falsas que un billete de Monopoly, especialmente la segunda, la de Yeguas de edad. Centrémonos en ella.

Lo extraordinario de la prueba principal de la jornada pasada, de su análisis y de sus crónicas, es ver los diferentes puntos de vista que se dan...una vez más, en algo que es prácticamente un "no brainer" como dicen los ingleses, un "A B C" en castellano. Las benditas y dispares opiniones hacen que este mundo sea extraordinario, pero no nos pasemos y seamos objetivos.

Todos sabemos mucho de esto (como en el fútbol), y además algunos, como yo esta vez, escribimos crónicas o análisis sobre el tema, nos difuminamos en teorías como los orígenes, los estados de los patios de los caballos que han corrido, la maestría de este preparador o de este otro (generalmente siempre los mismos) y no se cuantas cosas más. Pamplinas.

Vayámonos al hecho irrefutable, sin verborrea y sin alharacas:

COLIBRI: 2.200 metros 2ª parte de Handicap. 2'20"40

BRISCOLA: 2.200 metros Cat.B. 2'20"24

Hace bien poco acabo de leer una Crónica de la pasada jornada del domingo, como cada martes o miércoles, y francamente, una vez pasado el temblorcillo de manos -cada vez más incipiente-, me queda la sensación de que precisamente el pasado Domingo debí ver las carreras de Belmont en lugar de las de La Zarzuela.

Si nos atenemos a la carrera de BRISCOLA, a todas luces, extraordinaria, es difícil decir que la yegua impuso un ritmo que hizo que llevara a las demás participantes en "el gancho", sin antes pensarlo dos veces. Lo que nos llevó a todos en el gancho fue la astucia de Vaclav para leer la carrera, comprobar que sus -imaginamos- sospechas pre-carrera, eran ciertas, que nadie quería coger los galones...

Aparcando su coche en el parking, recuerden, ya sabía él solito que con su yegua que venía de correr 2.800mtrs, podía permitirse el lujo de salir e intentar escaparse y marcar el paso que le interesara, que para eso se la juega. La primera parte de la carrera, menos BRISCOLA, que le puso más empeño que nadie para coger la punta, las demás iban a paso de carreta, con LUMINIC, que otras veces marcó pasos interesantes, a la grupa de una CRUMBLECREEK que tiraba en el primer paso por meta debido al....no paso!!!

En la recta de enfrente la carrera no lleva ningún ritmo frenético, ni van todas sufriendo por el paso fuerte...LUMINIC ya se cansa, y decide que este ritmo de carrera ya es suficiente, y se pone de última a "casi" primera en un "santiamén", esfuerzo que, viniendo por el carril 5, exterior, antes de la curva y durante la curva, le pudo haber pasado factura a la hora de la verdad, vaya usted a saber...

En la recta, las dos yeguas que iban primeras son las que hacen gemela, pues LUMINIC pasa por taquilla para hacer efectivo su exceso, a la entrada de la recta y CRUMBLECREEK, desde retaguardia, viene a por la carrera con varios Kg de grasa de más en el cuerpo, ya cantados y contados en su preparación, después de un invierno de pastos y rebozos en las verdes praderas de Milagro. Una cabeza separa a BRISCOLA, NEW IALY BARELIERE y CRUMBLECREEK, siendo necesaria la fotografía.

MAGAL, no la contamos. No porque no quiera, sino porque cuando una yegua corre así en una carrera falsa, no hay que tenerla en cuenta.

Y NIEVES....pues tampoco la vamos a contar, porque cuando una yegua corre así en una carrera falsa, ya saben ustedes. Por cierto, lean el Acta y lo que declara su preparador. Bueno, ya se lo ahorro yo : Carrera inexacta de la yegua, Carrera de Monopoly.

Seguiremos escribiendo, seguiremos con teorías, tablas y alabanzas a los mismos, pero con todos mis respetos, BRISCOLA para regocijo de su preparador, está en el mismo patio que la gran TREGUA, y nada más.

Veremos si BRISCOLA vuelve a batir a las yeguas que batió el domingo, pues normalmente los GP se suelen correr de verdad. Veamos si alguna de las que está en la foto, como CRUMBLECREEK, adelgaza unos kilos de peso y remata como nos suele acostumbrar en su siguiente, veamos si NEW IALY BARELIERE...veamos si MAGAL, si NIEVES....hay mucho que ver todavía. Y sobre todo, veamos si TREGUA se sienta en la mesa con las ya mencionadas, se come todo y se va sin pedir la cuenta. Las espadas siguen en alto y nosotros a disfrutar desde la grada, pero eso si, que una EXTRAORDINARIA MONTA NO NOS IMPIDA VER EL BOSQUE.